Los Ruptura: ¿Quién jodió al país? ¿Cómo salimos de esta? | El Vengador

REComendados

¿Cuándo toma posesión el nuevo presidente de Bolivia?

“La posesión de las autoridades del Poder Ejecutivo y del Poder legislativo se va a dar en el transcurso...

Chile: Carabineros mató a otro joven en nueva jornada de represión

El cuerpo de Carabineros mató a otro joven, identificado como Aníbal Villarroel, de 24 años, este domingo 18 de...

El mensaje oculto tras la sentencia a Correa | Erika Sylva Charvet

La guerra judicial contra Rafael Correa ha culminado el 7 de septiembre de 2020 con una sentencia cuyo apresuramiento...

Oswaldo Hurtado fecundó a los Ruptura en el 2004, veinticinco años después de que asumiera como presidente luego de la misteriosa muerte de Jaime Roldós (de quien fue su vicepresidente), en nombre de la democracia cristiana. La derecha llegando al poder por las tranqueras (como están acostumbrados).

Gracias a la prensa financiada por la fundación de derecha que dirigía Hurtado, los pretenciosos nuevos adalides de la democracia irrumpieron el país como “Ruptura de los 25” con la intención de refrescar los rostros y las ideas de la política. Porque según ellos, en esas dos décadas y media, todos habían jodido al país y en varias plazas preguntaban: ¿cómo salimos de esta?

En ese primer momento de “popularidad” no se atrevieron, por sí solos, a participar en las elecciones y se juntaron al proyecto de la Revolución Ciudadana. Se dieron cuenta pronto que eran parte de un gobierno de izquierda y se fueron. Pero no todos, algunos antepusieron sus “ideales” o su apetito burocrático y se quedaron.

Sin lograr desestabilizar el gobierno, en el 2011 rompen la “alianza” con Rafael Correa, intentando recuperar “popularidad” (dónde hemos visto esto últimamente) para en el 2014 participar en las elecciones con su propio movimiento. Su candidato presidencial obtuvo menos del 1,5 % y no lograron ningún escaño en la Asamblea. Un fracaso total.

Después de cuatro años en el olvido, sin participar en la campaña del 2017 y sin conseguir un solo voto, encuentran en un Lenín Moreno traidor el poder que tanto ansiaban. Los Ruptura por las tranqueras.

Esperaron a que Moreno destituya a la directiva de Alianza País, a que se tomara el partido y que lo destruyera. Tan pronto el traidor se refugia en la derecha neoliberal, llegaron los Ruptura 25 para consolidar la deslealtad al pueblo ecuatoriano, y vender al país en forma de políticas económicas, sociales y laborales.

Dijeron que defenderían los DDHH, pero les quitaron los ojos a decenas de inocentes en las jornadas de octubre de 2019. Patearon a una patriota, que desde el suelo mantuvo firme la bandera tricolor. Dispararon miles de balas, gases y bombas a héroes que se protegieron con escudos de cartón; algunos murieron, otros quedaron heridos, pero ninguno olvidado.

Dijeron que cuidarían los recursos del estado, pero usaron helicópteros oficiales “para fines políticos (románticos)” y porque “ellos no tienen dinero”. Aprovecharon la emergencia sanitaria para sobrefacturar los precios de medicinas, implementos y alimentos en los hospitales públicos, en el IESS y en la Secretaria de Riesgos. Repartieron instituciones por votos en la asamblea y ahora buscan privatizar los activos del estado, y concesionar nuestras riquezas naturales, en beneplácito de sus compinches y familiares.

Dijeron que respetarían la independencia de funciones, pero se tomaron la justicia para abusar de las prisiones preventivas; para perseguir sin pruebas o con pruebas forjadas; se valieron de falsos cooperadores eficaces y fraudes procesales; encarcelaron ilegal e injustamente, ordenaron que “nadie puede salir del país”, exiliaron y persiguieron; por supuesto, solamente contra quienes denuncien sus barbaridades y atenten su estadía en el poder.

Dijeron que perfeccionarían la democracia, pero asaltaron la Vicepresidencia, el Consejo de Participación Ciudadana, la Corte Constitucional, la Corte Nacional de Justicia, el Consejo de la Judicatura, la Fiscalía, el Consejo Nacional Electoral, la Contraloría, etc., todos designados a dedo en supuestos concursos, evaluaciones dudosas y exámenes vergonzosos. Boicotearon el derecho a participar en elecciones, negaron registros de movimientos, anularon firmas. Incluso intentaron tomarse la principal prefectura del país. Nada les sirvió.

Dijeron que impulsarían la meritocracia, pero se nombraron ministros entre marido y mujer; entre hermanos y cuñadas; embajadas a padres, consulados a hijas, a suegras, a primos y tíos. Y con quienes no comparten sangre, pero ubicaron en cargos, es porque los une el mismo hedor y podredumbre característico de ellos.

Dijeron que rescatarían la dignidad del pueblo, pero por su inoperancia, algunos enfermos del coronavirus sollozan por saberse muertos, los sanos gimen frente a cenizas ajenas, y algunas víctimas fatales vagan en el purgatorio sin que nadie les llore porque perdieron su identidad. Aplaudieron las demandas del FMI y los pagos anticipados de deuda, mientras el pueblo, como en épocas de esclavitud, muere de hambre y los trabajadores se sacrifican sin sueldo.

Dijeron que fomentarían la libertad de expresión, pero amedrentaron e intentaron acallar voces críticas como Ecuador Inmediato, Pichincha Universal, programas de radio, a varios periodistas y otros medios que no les son serviles. Extendieron nombramientos en el servicio exterior, sin ningún pudor, a familias y periodistas vinculados a medios de comunicación. Se apoyaron de relaciones falderas logrando el silencio cómplice o el aplauso forzado que generan las comprometedoras pautas. Destrozaron los medios públicos, en cuanto no les sirvieron más.

Dijeron ser el gobierno del diálogo, de la tolerancia y del consenso, pero para las cámaras empresariales y la partidocracia; ni los trabajadores, ni las amas de casa, ni los empleados públicos, ni los estudiantes secundarios o universitarios, ni el pueblo en general fueron tomados en cuenta, por eso nadie les cree o confía en ellos.

A cuatro décadas del retorno del Ecuador a la democracia, Los Ruptura rompieron el gobierno y las instituciones. En febrero 2021 serán las elecciones (si no rompen con eso también), y el próximo gobierno será de centro izquierda donde no tendrán cabida y ellos lo saben. ¿A dónde irán? Los próximos años estarán entre tribunales y celdas. Ya sienten su propia ruptura.

Yo les pregunto: ¿Quiénes jodieron al País?; y ellos se contestan: ¿Cómo salimos de esta?

Últimos Artículos

Entre la cima y el abismo, los pueblos del mundo siguen dando lecciones

Hace un año el pueblo boliviano resistía una nueva arremetida fascista. Pero en aquella oportunidad, las fuerzas antidemocráticas sí...

¿Cuándo toma posesión el nuevo presidente de Bolivia?

“La posesión de las autoridades del Poder Ejecutivo y del Poder legislativo se va a dar en el transcurso de la primera quincena de...

Chile: Carabineros mató a otro joven en nueva jornada de represión

El cuerpo de Carabineros mató a otro joven, identificado como Aníbal Villarroel, de 24 años, este domingo 18 de octubre, en la localidad de...

MAS denuncia: Dictadura de Áñez busca impedir triunfo de Luis Arce

En Bolivia hay elecciones este domingo, y las encuestas apuntan a que vuelve a ganar el Movimiento al Socialismo. Los activistas de este partido...

Con un disparo en la cara: Exceso policial en Colombia mata a joven inocente

Este martes en Colombia un joven fue asesinado de un disparo en la cara por parte de la policía. El suceso ha sido denunciado...

Artículos Relacionados

- Advertisement -