Justicia “choricera” | Por: Vulcano

REComendados

Asesinado Efraín Ruales por orden de los Bucaram

Efraín Ruales, presentador de Ecuavisa, influencer y participante de varios programas y series de televisión ecuatoriana, resultó tiroteado la mañana del...

Moreno, asustado, arremete contra el Logo UNES

El gobierno de Lenín Moreno ataca nuevamente la iniciativa política Unión por la Esperanza (UNES), liderizada por el ex...

Daniel Salcedo graba video burlándose de la muerte de Efraín Ruales

El procesado por corrupción, Daniel Salcedo, violó las leyes de prisioneros y grabó un video para Tik Tok bailando,...

Justicia “choricera” se denomina en España, la de aquellos “magistrados o jueces” que le roban a la sociedad la verdad con sus sentencias, y que aplican las leyes no para hacer justicia, sino para burlarla.

Vaya, que de eso, ahora tenemos harto, primero un juicio, nos referimos al caso sobornos, que rompió todos los récords de velocidad, incluida la casación, y que sin duda dejó cansado al poder judicial, tanto que todos los “magistrados” que participaron en el, incluida la fiscalía, sin duda, ahora esperarán el “silencio de los justos” para encausar a Lenín Moreno y su familia en el tantas veces mencionado INA Papers.

Son muchas y tan claras las violaciones en este proceso, que sin duda con el tiempo, pasará a ser un caso de estudio en las facultades de Derecho en el mundo, de cómo violar el debido proceso, la presunción de inocencia, y el elemental derecho a la defensa.

Empezando de cómo se inició, basado en una “información” de un portal digital que “tras una exhaustiva investigación” dio a conocer supuestos aportes a un partido político a cambio de contratos.

Hecha la denuncia, basada en una información “periodística” la Fiscalía se apersonó, dispuso testimonios, allanamientos, detenciones, pedidos de difusión roja a Interpol, en fin, todo acogiendo una “investigación periodística”, es decir ni siquiera se guardaron las formas para encausar a los “implicados”, un testimonio periodístico y listo.

Tras la detención de dos de las acusadas, entre sus pertenencias apareció un “cuaderno” que detallaba “con pelos y señales” fechas, montos, nombres, contratos, empresas, esa, según la fiscalía, constituía la prueba reina del citado delito, y con la ayuda de los principales medios, se le “vendió” a la ciudadanía la culpabilidad de todos los mencionados, aún antes del proceso.

Luego, cuando las pericias demostraron que el citado cuaderno era un fraude, que había sido escrito años después de los hechos mencionados, durante un vuelo Quito- Guayaquil, según su autora, ahora convertida en colaboradora eficaz, el cuaderno dejó de ser la principal prueba y pasó a convertirse en simple evidencia.

Pero la justicia “choricera” no estaba dispuesta a dejar de correr en busca de una sentencia, preconcebida, dictada con anterioridad, en los cenáculos de los poderosos del país, que buscaba limpiarle el camino, al nuevo rico, esta vez banquero, que quiere, capricho de por medio, “captar” la presidencia, único lujo que no puede comprar con su fortuna.

Y así, la defensa de todos los acusados, no pudo repreguntar, cuestionar, exigir aclaraciones, al principal testigo de la Fiscalía, cuyo testimonio adelantado, se dió, en el más riguroso secreto, suena increíble, pero es verdad, debe ser el único proceso en el mundo donde el acusador, no puede ser interrogado por la defensa.

Y así, a marchas forzadas, a trancas y barrancas, en medio de la pandemia, se llegó a la casación, y a la sentencia. Atrás quedaron los alegatos de la defensa, sus pruebas de descargo, sus petitorios negados, la solicitud de auditorías, nada sirvió como atenuante, todos en el mismo paquete ocho años de prisión y listo.

La sentencia no deja lugar a atenuantes, clara y precisa, diáfana, certera, el expresidente Rafael Correa “irradió” a ministros y funcionarios con su "influencia" para que cometan los delitos, según la Fiscal Diana Salazar y los jueces, como queda “claro” en la sentencia, en una nueva teoría legal, queda claro el influjo psíquico y volitivo del exmandatario.

Una sentencia de Ripley, 20 casaciones en 22 días, y una sentencia de casación de 319 hojas, en las casillas de la defensa en 24 horas.

Pero claro, para el poder mediático, para la gran fortuna, para los “dueños del país” y en especial para los amigos del banquero, que “sueña” con ser Presidente, en Ecuador, se inauguró la justicia.

Lo dicho, Justicia Choricera.

Últimos Artículos

Renunció ministro de salud tras escandalo de "vacunas VIP"

Renunció ministro de Salud ecuatoriano, Juan Carlos Zevallos. Deja la cartera luego de 11 meses de un largo martirio...

Ríos de sangre en cárceles ecuatorianas: ¿y Lenín Moreno?

Ríos de sangre corren en las cárceles ecuatorianas. Imágenes dantescas y macabras inundaron las redes sociales, donde se observan personas siendo mutiladas y masacradas....

Caos en Ecuador y el presidente concentrado en #MasterChef

El caos en Ecuador de los últimos 4 años se pueden resumir en: desidia, desgobierno, endeudamiento, represión, corrupción, asesinatos, persecución política, descontrol en cárceles;...

Misión de la OEA en Ecuador entrega "informe de observación electoral"

La Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) realizó la publicación de su informe sobre las elecciones del 7 de...

Pachakutik canta "fraude" y encabeza marcha indígena a Quito

Pachakutik avanza hacia Quito. La capital ecuatoriana será testigo de una nueva marcha indígena, esta vez, encabezada por el candidato Carlos “Yaku” Pérez, quien...

Artículos Relacionados

- Advertisement -